¿Afectado por Triodos? Defendemos tus derechos

Un nuevo escándalo ha saltado a la palestra del Derecho Bancario. Esta vez, los afectados por Triodos han comprado un producto de inversión que no solo era opaco, sino que tras la pandemia se ha depreciado radical y unilateralmente.

Según el banco, se trata de un producto de inversión sencillo, que ha venido utilizando desde sus orígenes. Aunque fuentes oficiales reconocen que este modelo de financiación ha tocado fondo y es hora de replantearlo.

Según las personas afectadas, se trata de una estafa. Una injusticia. Y es que no hay consenso sobre el tipo de producto que representan los CDA, protagonistas de este nuevo escándalo.

Esta confusión acerca de la naturaleza y características de los Certificados de Depósito de Acción es comprensible. En nuestro mercado financiero no existen productos similares.

De modo que vamos a explicar en qué consisten estos certificados, cuál es el conflicto en torno a la operativa de la “banca ética” y cómo puedes recuperar tu dinero si te cuentas entre los afectados por Triodos.

¿Qué son los Certificados de Depósito de Acción (CDA) de Triodos?

Los Certificados de Depósito de Acción de Triodos son un instrumento financiero utilizado por el banco para financiarse. Para entenderlos hay que partir de dos premisas:

  1. Por regla general, la participación en el capital de cualquier compañía supone la adquisición de derechos políticos. Es cierto que existen acciones sin derecho de voto asociado. Pero la propia naturaleza capitalista de una empresa hace que, de forma natural, quien aporte fondos a su capital social, tenga derecho a decidir sobre su destino.
  2. Sin embargo, Triodos Bank se define por una misión social. Misión que se dirige desde su propia fundación, no permitiéndose la participación de terceros en la toma de decisiones para evitar que se “desvirtúen” sus líneas de actuación.

Así las cosas, Triodos Bank se ha venido financiando con este producto, que otorgaba al inversor derechos económicos (participación en beneficios) pero no políticos (el titular tiene voz en las Juntas, pero no voto).

Los CDA de Triodos Bank no son acciones

Queda claro, por tanto, que los CDA de Triodos Bank no son acciones. No funcionan, por tanto, como las preferentes. De hecho ni siquiera son canjeables por acciones reales.

Su valor tampoco se negocia en el mercado secundario. Pese a que el Certificado haga referencia a Acciones, su valor viene determinado unilateralmente por el propio banco.

Esto otorga al banco un poder unilateral de revalorización, que es lo que ha provocado la caída del 30% del precio de los títulos. A su vez, dificulta la venta del título, pues solo existe en un mercado interno.

En definitiva, se trata de un producto complejo, que deja al inversor en cierta situación de dependencia. Aunque, hasta ahora, habían funcionado adecuadamente, la decisión del banco de devaluar el producto ha privado a muchos inversores de sus ahorros y, por supuesto, de la rentabilidad prevista.

La forma de comercializar los Certificados de Depósito de Acción

Como suele ocurrir con los productos financieros tóxicos, los CDA se han comercializado de forma opaca. Este es el principal problema a la hora de evaluar su legitimidad.

Muchos de los clientes de Triodos Bank confían en la entidad debido a sus fines sociales. De hecho, la mayoría de ellos refieren que no estaban tan interesados en los rendimientos de la inversión como en aportar fondos para que el banco pudiera cumplir su misión.

Y esto se debe a que los comerciales del banco no les informaron adecuadamente de las características y riesgos del producto. Es más, la CNMV obliga a las entidades que ofrezcan este tipo de productos a someter a sus clientes a un test de conveniencia, cuyo objetivo es determinar si el producto de inversión es adecuado y resulta comprensible al inversor. Sin embargo, los afectados por Triodos denuncian que este test de conveniencia no se realizó o, en el mejor de los casos, se realizó vía online o telefónica.

El problema es que la realización de esta prueba es imprescindible para que la entidad considere que el producto es adecuado para el cliente. Si la entidad considera que el servicio o producto no lo es, por no entender el inversor la naturaleza o efectos del producto, el cliente debe firmar una expresión manuscrita que indique que “este producto es complejo y se considera no conveniente para mí”.

De este modo se establece un sistema de protección para el inversor que, sin embargo, no se empleó en la comercialización de los CDA.

¿Y ahora? ¿Cómo recupero mi dinero si soy afectado por Triodos?

Necesitas un abogado especializado en Derecho Bancario. Se deberán cursar las correspondientes reclamaciones amistosas y, de no prosperar, es posible que tengas que presentar una demanda para romper tu contrato y recuperar tu dinero.

Y es que, como hemos explicado, los CDA carecen de valor fuera del mercado interno de Triodos. Lo que implica que no hay forma de que puedas vender tus títulos para recuperar tu dinero salvo que el propio banco te autorice.

De hecho, Triodos está estudiando la aprobación de programas de recompra, que permitirán a los afectados recuperar parte de su dinero. El problema de estos programas es que están dotados con fondos insuficientes, por lo que no todo el mundo podrá participar en ellos y, quien tenga la suerte de hacerlo, no podrá recuperar todo su dinero.

En consecuencia, la única forma de recuperar tu dinero con garantías va a ser con el apoyo de un abogado bancario. Desde nevvo podemos ayudarte. No solo contamos con especialistas, sino que además estamos familiarizados con este nuevo escándalo que algunos llegan a tachar de estafa piramidal.

Contacta con nosotros si te encuentras entre los más de 40.000 afectados por Triodos. Estudiaremos tu caso e iniciaremos actuaciones para recuperar tu dinero.

¡Rellena este formulario si necesitas un abogado!

Contacto
Correo electrónico: info@nevvo.es

Atención al cliente

932 71 60 58

Oficinas en Barcelona

Calle Travesera de Gracia, 30
Planta 3 C
08021, Barcelona

Oficinas en Madrid

P.º de la Castellana, 163,
28046, Madrid
English-speaking lawyers
Legal