Demandas de consumo con nevvo.es

Las demandas de consumo incluyen todas las acciones judiciales, individuales o colectivas, que las personas con consideración de consumidores y usuarios ejercitan en defensa de sus derechos. Se trata de un campo del Derecho cada vez más relevante.

Y es que la propia Constitución reconoce la especial protección que merecen los consumidores y usuarios. A fin de cuentas, cuando se relacionan con grandes empresas están en una situación de desventaja. Además, las acciones perjudiciales de las grandes corporaciones pueden tener efectos sobre un importante volumen de la población.

De ahí que cada vez sea más amplio el corpus normativo destinado a proteger a los consumidores y usuarios. Con unos derechos cada vez más extensos y un conjunto de herramientas de defensa en constante crecimiento, no es de extrañar que las demandas de consumo cobren importancia día a día.

El problema es que muchos consumidores y usuarios no conocen todos sus derechos. E incluso cuando sabemos que hemos sido víctimas de un abuso puede que no conozcamos la manera de reclamar con éxito.

Aquí es donde entra en juego nevvo, tu proveedor de soluciones legales digitales, sencillas y a precio ajustado. Si necesitas presentar una reclamación o una demanda de consumo, sea individual o colectiva, no tienes más que contactar con nosotros y pondremos a nuestros especialistas manos a la obra.

¿Qué es una demanda de consumo?

El auge del capitalismo y la globalización ha puesto a los consumidores y usuarios en una posición muy particular. Por un lado tenemos acceso a más bienes y servicios que nunca, pudiendo elegir entre una gran variedad de calidades, cualidades y precios.

Pero, por otro lado, las agrupaciones empresariales son cada vez más grandes, lo que las sitúa en una posición de poder. Esto puede dar pie a muchos abusos, que a su vez tienen una escala sin precedentes.

  • Por ejemplo, cuando aparece un producto alimenticio contaminado en el mercado es muy difícil limitar el daño. En estos casos suele saltar la alerta sanitaria, ya que las extensas redes de distribución pueden haber llevado el producto a cualquier parte del país, afectando a los consumidores.
  • Del mismo modo, los proveedores de servicios financieros o de telecomunicaciones gestionan carteras de clientes tan amplias que sería imposible atenderlos a todos de forma personalizada. De ahí que recurran a las tan temidas cláusulas generales de contratación, que muchas veces vienen cargadas de cláusulas abusivas.
  • Otro ejemplo son los escándalos medioambientales que tienen lugar cuando una compañía ha recurrido a ciertos materiales o tecnologías. Industrias como la automotriz o la gestión de residuos son especialmente sensibles a estas situaciones.

Pero la lesión al consumidor no tiene por qué tener un alcance tan amplio para ser reclamable. El más mínimo menoscabo a nuestros derechos legítimos puede dar pie a una demanda de consumo.

¿Cómo funcionan las reclamaciones de consumo?

Generalmente, cuando alguien piensa en una reclamación de consumo la asocia con las hojas de reclamaciones que cualquier negocio debe tener a disposición del consumidor. Y no es una mala intuición, ya que cualquier reclamación de consumo comienza ante el propio comerciante.

El objetivo de esta primera etapa es encontrar una reparación al menoscabo sufrido por el consumidor. En ocasiones este solo necesita una sincera disculpa por parte de la compañía. Pero, más frecuentemente, necesitará que se le devuelva el dinero o se le abone una indemnización por haber sufrido daños.

Sea como fuere, el Servicio de Atención al Cliente de la empresa debe buscar una solución adecuada para el afectado. Para forzar esta solución, el cliente siempre debe recurrir a las susodichas hojas de reclamación o sus análogas, que le permitirán solicitar la intercesión de las autoridades.

Aunque todo este proceso sea extrajudicial, lo más recomendable es tramitarlo con la ayuda de un abogado especializado en demandas de consumo. Estos profesionales son especialistas en negociaciones y conocen a la perfección los derechos de sus clientes.

Gracias a sus conocimientos y experiencia podrán garantizar la satisfacción de los intereses del cliente. Y en el caso de que la compañía se niegue a negociar irán conociendo el caso por si hay que gestionarlo en los tribunales.

En este sentido, y dada la cantidad de afectados que puede haber tras un incumplimiento en materia de consumo, la vía judicial permite la actuación individual o colectiva.

Las demandas de consumo individuales

La normativa de consumo permite que los consumidores y usuarios cuyos derechos se hayan visto vulnerados recurran al amparo judicial. Existen muchos casos en los que puede proceder una demanda de consumo individual, cuya única característica es que se presenta en defensa de un único consumidor o usuario:

  • Incumplimientos contractuales.
  • Reparación de daños.
  • Indemnización de lesiones.
  • Cesación de acciones de promoción, venta, distribución…
  • Cláusulas abusivas.
  • Publicidad engañosa.
  • Integración de contratos.
  • Vicios o defectos ocultos.
  • Derecho de desistimiento.
  • Cumplimiento de garantías.
  • Productos defectuosos.

Las demandas de consumo colectivas

Cuando hay varias personas afectadas por un incumplimiento, lesión u omisión de las que darían pie a una demanda individual, los consumidores y usuarios pueden organizarse y presentar demandas de consumo colectivas.

Aunque en España no tenemos una legislación específica en materia de demandas colectivas, la Ley de Enjuiciamiento Civil permite la legitimación colectiva, de gran importancia en materia de consumo- Estas acciones tienden a ser más económicas y efectivas, ya que reducen el número de litigios y permiten combinar esfuerzos para enfrentarse a los equipos jurídicos de grandes compañías.

Reclama ahora con nevvo.es

Si necesitas reclamar como consumidor o usuario, en nevvo contamos con los mejores especialistas. Contacta con nosotros para que te ayudemos a tramitar tus reclamaciones contra la compañía y su aseguradora y para que solicitemos la intervención de las autoridades competentes. Nos encargaremos de negociar para llegar a un acuerdo que satisfaga tus derechos.

Pero si la empresa se niega a llegar a un acuerdo o la lesión o incumplimiento es tan grave que merece la intervención judicial dirigiremos tu demanda y defenderemos tus intereses. Incluso, si fuera necesario organizar una plataforma de afectados, nos encargaremos del trabajo duro. Presentar una demanda de consumo nunca fue tan fácil como con nevvo.

¡Rellena este formulario si necesitas un abogado!


Contacto

Correo electrónico: info@nevvo.es

Legal

Sitio web desarrollado por Lexterna con ImpulseTech