Reclamación de los bonos estructurados de Bankinter

Los bonos estructurados de Bankinter han aparecido en muchas noticias a lo largo de los últimos años por diversos aspectos controvertidos de los mismos. La situación de clientes de Bankinter que habían invertido en estos bonos estructurados ha llegado a diferentes tribunales, incluyendo el Tribunal Supremo. En el caso de que tú también hayas invertido en bonos estructurados de Bankinter y te estés arrepintiendo creyendo que la entidad bancaria tiene responsabilidad por haber hecho las cosas mal, sigue leyendo. Te explicaremos más sobre este asunto y, por supuesto, quedamos a tu disposición para solucionar la situación lo antes posible.

¿Qué es un bono estructurado?

Empecemos por el principio. Definiendo el producto. Un bono estructurado se trata de un producto financiero de inversión. Son emisiones de renta fija privada, decidida de antemano. La rentabilidad está ligada a la evolución de cualquier activo, siendo las acciones el más famoso.

El problema principal de los bonos estructurados es que, en líneas generales, no gozan de protección, por lo que su riesgo es muy elevado. En este sentido, existe la posibilidad de que cuando el bono estructurado venza, haya mucho menos dinero del invertido para recuperar o incluso no haya dinero. Podemos pensar que las inversiones son así y a veces se gana y otras se pierde. Sin embargo, existen una serie de derechos y las entidades bancarias que se lucran de este tipo de productos deben informar muy bien a los clientes de los riesgos, de lo contrario, reclamar será muy fácil.

Ampliación de capital y bonos estructurados de Bankinter

A lo largo de la última década, han sido muchos los bancos que han comercializado bonos estructurados. Sin embargo, el problema principal es que muchos de estos contratos fueron incumplidos por no aplicar medidas antidilución. Esta cláusula antidilución prevería un cálculo de la fórmula de canje en el caso de que las empresas hiciesen operaciones estructurales. Este incumplimiento por parte de las entidades bancarias ha hecho posible la reclamación por parte de cualquier inversor.

Para entenderlo de manera más simple vamos a poner un ejemplo de una ampliación de capital de un banco sin medidas de antidilución en el cual Bankinter contaba con bonos estructurados. Entre los años 2011 y 2013 un famoso banco hizo múltiples ampliaciones de capital, pasando de tener más de 8 mil millones de acciones a contar con más de 10 mil millones.

La traducción para los clientes con sus acciones es que estos seguirían teniendo el mismo número de acciones, pero su valor fue muy inferior. En el caso de que existiese la cláusula mencionada, se calcularía el valor que esa persona debería tener, pero esto no se hizo. Eso se tradujo en miles de euros de pérdidas para los dueños de las acciones, perdiendo más de la mitad de lo invertido.

Obviamente, en este caso sería posible realizar una reclamación de bonos estructurados de Bankinter por incumplimiento del contrato por parte de la entidad bancaria. Así lo decretó el juzgado, indicando que debería haberse incluido la citada cláusula de antidilución. Debemos valorar tu caso particular y ver si este es el problema que tienes con tus bonos estructurados de Bankinter.

La falta de información y los bonos estructurados de Bankinter

Como explicamos al principio de este artículo, así como lo adelantamos en la definición de estos productos financieros, los bonos estructurados son complejos y han llegado ya hasta el Tribunal Supremo.

En muchos casos, la falta de información por parte de la entidad bancaria hace que los clientes no sean conscientes del riesgo que corre su dinero, creyendo que una inversión es más segura de lo que en realidad es. Dejándose llevar por la idea que el banco le está vendiendo de que el dinero solo va a crecer. Y, en el peor de los casos, podrían acabar perdiendo toda la inversión. 

Sin embargo, la omisión de información adecuada por parte del banco sobre el riesgo es motivo para reclamar los bonos estructurados de Bankinter. Esta entidad bancaria ya ha sido condenada a pagar el precio de adquisición y los intereses legales de algunos de los bonos estructurados que manejaba.

En múltiples ocasiones a lo largo de los últimos años se ha exigido la responsabilidad de las entidades bancarias por su incumplimiento del contrato y por la falta de información sobre el riesgo, siendo un camino viable para reclamar bonos estructurados de Bankinter.

La sentencia más llamativa sobre bonos estructurados de Bankinter

Al Tribunal Supremo llegó otro caso interesante en el que se condena a Bankinter. En la sentencia 621/2019 se reclamaba el pago por parte de un hombre con una minusvalía del 88% por falta de visión y oído. No sabía leer ni escribir. Sin embargo, había firmado un bono estructurado de Bankinter tras haber ganado un premio de lotería.

En la sentencia se habla de la obligación de los bancos de extremar la información ofrecida y asegurarse de que el producto se adapta a las características del cliente. La omisión de test hace presumir la falta de conocimiento suficiente por parte del cliente.

El importe reclamado roza casi los 300 mil euros. Se condena entonces a Bankinter a abonar a este hombre las cantidades entregadas desde la contratación de los bonos estructurados de Bankinter, más los intereses legales.
Como puedes comprobar, son varios los motivos ya llevados ante los tribunales que hacen más fácil el camino de reclamar un bono estructurado de Bankinter. No obstante, no deberías iniciar ese sendero sin la ayuda de profesionales que valoren tu caso concreto y la mejor manera de buscar la solución perfecta. Contrata los servicios de abogados especialistas directamente online con un simple click. ¡Escríbenos tu caso en el formulario que aparece a continuación!

¡Rellena este formulario si necesitas un abogado!


Contacto

Correo electrónico: info@nevvo.es

Legal

Sitio web desarrollado por Lexterna con ImpulseTech